¿Dos lenguas al mismo tiempo?

Varias personas me han preguntado si es una buena idea estudiar dos lenguas al mismo tiempo.

Lo que yo les contesto es un resumen lo siguiente.

Si estás considerando la opción de estudiar dos idiomas al mismo tiempo, es porque: 

1. Tienes el tiempo necesario o la disponibilidad de encontrarlo

2. Estás dispuesto a dedicarle energía

3. Sientes una emoción muy fuerte por hacerlo

two pancakes

 

Eso vale oro.

Después de haber pasado por los últimos semestres de una licenciatura, me arrepiento de no haberme lanzado de lleno a aprender dos lenguas al mismo tiempo  cuando me surgió la idea  (en vez de intentarlo durante una breve temporada y haberlo dejado por miedo a fallar). Porque entonces era cuando podía.

Si lo dejas para luego, es muy probable que la vida se te eche encima y ruegues por un poco de tiempo para estudiar al menos una sola lengua. (Experiencia propia).

Aprovecha esas chispitas de motivación y de interés. Créeme cuando te digo que, si no las usas, se evaporan y que no es tan fácil ni tan común que regresen.

El llamado de una lengua debe ser tomado en serio.

Pero… ¿Y si me confundo?

Traducción con cariño

Como tú sabes, en este blog se trata de que las lenguas te aporten cosas buenas, sensaciones felices. Por lo tanto, si estudiar dos lenguas a la vez te va a hacer sufrir, considéralo mejor.

Aunque no es tan grave, pues lo peor que podría pasar es que terminaras espantado y te rindieras fácilmente para nunca más volver a intentarlo.

O que pensaras que adquirir lenguas no es lo tuyo, que eres malo, que a tu edad ya no se puede y todos los mitos apestosos que la gente anda repitiendo en la calle.

Esto podría convertirse en algo difícil y tal vez demasiado frustrante si:

  • No hablas más que tu lengua materna
  • Vas a aprender tu tercera y cuarta lengua desde cero al mismo tiempo pero son lenguas no emparentadas o muy alejadas del español
  • Adquiriste tu segundo idioma hace muchos años y no recuerdas cómo sucedió

Lo que yo sugiero en casos así es que empieces con una lengua, esperes unos tres o cuatro meses o hasta llegar a un nivel intermedio y después comiences con la que sigue, porque de lo que se trata es de conseguir experiencia, de que tu cerebro vaya acostumbrándose al nuevo proceso.

Recuerda que adquirir lenguas es una habilidad como cualquier otra, por lo que se necesita práctica y paciencia.

Pero no hay nada escrito y tú sabes que nada es imposible.

Si realmente te apasiona la idea, ve a averiguar qué sucede si aprendes dos (¡o más!) idiomas al mismo tiempo.

Y luego nos cuentas.

___

La segunda foto es de Hanan Cohen