Hazte la vida más fácil con este sencillo cambio

¿Qué tan amable eres con tu Yo del futuro?

La procrastinación–la tendencia a dejar las cosas para después a través de la realización de una actividad no relacionada con lo que nos ocupa–, parte de una idea que, a decir verdad, es bastante absurda:

“Mañana seré una mejor persona de la que soy hoy”.

De hecho, es una falacia reconocida y documentada, y se han hecho numerosos estudios al respecto.

Así, vamos por la vida engañándonos “sin querer queriendo”, lo que nos lleva a sobresaturar a nuestro pobre Yo del futuro con las consecuencias de nuestras decisiones actuales.

Es normal, a todos nos pasa

Desde hace unos años, comencé a implementar la idea de ser amable con mi Yo del futuro, al menos en ese sentido; dándole la vuelta a ese sesgo de mi pensamiento y recordando que mi Yo del futuro también es… yo.

Y asumiendo, sobre todo, que a pesar de mis mejores intentos y de que me hacía a mí misma las promesas más contundentes que podía, seguía sin poseer las características que le ponía como expectativas a la “persona mejor” que pensaba que sería más adelante.

Un buen día empecé a identificar los momentos en los que le ponía las cosas complicadas a mi Yo-de-después.

Cosas tan sencillas como dejar mi ropa en mi cama en lugar de ponerla en el cesto de la ropa sucia, o cosas más complicadas y difíciles de cachar.

Como que después de romperme la cabeza por averiguar cómo pagar en línea el plan de mi celular, no guardé el link del portal de pago, haciendo que mi yo del mes siguiente perdiera una cantidad absurda de tiempo buscando la bendita página y hablando a servicio al cliente para preguntar. Todo esto, cuando la factura ya estaba vencida y el sistema no me dejaba entrar. Oops.

Muchas de las cosas que le encargamos a nuestro Yo del futuro son realmente fáciles de hacer en el momento, y casi no llevan tiempo en su mayoría, pero conforme van pasando los días se van complicando a un nivel bola de nieve que no es nada fácil de resolver para nuestro Yo-de-luego.

Pero aun así lo hacemos.

Luces, cámara, acción

Es verdad: pensar en determinado momento qué está haciéndonos la vida más difícil en el futuro y qué podría hacérnosla más fácil conlleva mucha energía mental.

Y, como seguramente sabes, es bastante limitada la cantidad de recursos mentales que tenemos cada día (como la energía, la cantidad de fuerza de voluntad, la capacidad de tomar decisiones, etc.).

De hecho, estoy convencida de que esto es un factor fundamental en que nuestro pobre Yo del futuro se la pase tan mal cuando ya es el presente:

Si la fuerza de voluntad que tenemos disponible durante el día la agotamos en no gritarle a la gente en el transporte público, cuando llegamos en la noche a casa lo único que queremos es aventar todo y dormir, y que el resto del mundo se las arregle como pueda.

Sin embargo, no está tan mal abrirle la puerta la posibilidad de observar si hay algunas cositas que podamos hacer, sobre todo si no llevan mucho tiempo, para que nuestro Yo del futuro no se meta en tantos líos.

Cosas que yo hago (o por lo menos de verdad, de verdad, intento hacer) para ser amable con mi Yo del futuro:

  • Quitarme de la cabeza la idea de que mañana o la semana que entra voy a tener más fuerza de voluntad, más capacidad, más energía o más juventud. We’re not getting any younger!
  • Dejar a la mano lo que voy a necesitar antes de sentarme en la computadora o a leer o a estudiar (ir al baño, llenar mi botella de agua, poner una libreta / post-it y una pluma al alcance, llevar mi cuaderno donde tengo anotadas mis ideas, acercarme una cobija por si me da frío, tener quizá algo de comer, dependiendo de la hora, todo eso).Esto es muy, muy difícil de establecer como un hábito, pero nunca me he arrepentido de hacerlo. Al contrario; me siento cuidada, como que hay suficiente para mí, y como que hay esperanza en el mundo.
  • Preparar mis cosas para el día siguiente.
  • Poner suficiente dinero en mi tarjeta del metro aunque todavía tenga saldo, para no tener que hacer una larga fila cuando lleve prisa.
  • Aunque tengo una “regla” de no comer en mi cuarto nunca, a veces llevo tazas o vasos y mi primer impulso es dejarlas ahí hasta el fin de los tiempos.Pero hago una pausa y le regalo a mi Yo futuro el sacarlas de ahí. Sobre todo porque sé que dejar cosas sucias a la vista afecta considerablemente mi estado de ánimo.
  • Cuando hago algo complicado en Internet (como sacar facturas o ese tipo de cosas) y sé que no lo voy a hacer diario, como para aprenderme los pasos de memoria, los escribo.Me anoto a mí misma un mapa súper detallado, como si estuviera escrito para un marciano que no sabe qué es una computadora (ok, no tanto, pero tienes la idea). Y lo guardo donde sé que lo voy a encontrar.
  • Al ser la persona más desorientada que conozco viviendo en una de las ciudades más grandes y caóticas del mundo, me proveo de mapas, explicaciones geo-friendly (jaja) de cómo llegar a lugares (sobre todo aquellos a los que no voy seguido), recordatorios que quizá para otras personas serían absurdos pero para mí no.
  • En resumen, parto de que me conozco a mí misma y de ver y reconocer mis necesidades, (aun si no me terminan de gustar o si preferiría ser diferente o más “normal”) y proveerme lo que sé que me hará bien.

Mucho de esto, como seguramente viste, consiste en hacer lo contrario de pensar que nuestro Yo del futuro es una especie de genio que soluciona todos los problemas bajo presión.

Ser amable con nuestro Yo-del-viernes-que-entra consiste en llegar a la conclusión de que es mejor tratarlo como una persona más tonta, lenta y con menos energía de lo que somos actualmente.

No porque realmente vayamos a ser menos brillantes, sino porque—en mi experiencia—es una buena manera de ser amables con nosotros mismos y de dejarnos de complicar la existencia, recordando que de cualquier forma la vida se encargará de hacer lo propio.

Es mejor si no contribuimos al caos, o hacemos lo posible por reducirlo.

Y tú, ¿podrías ser más amable con tu Yo del futuro? ¿Qué se te ocurre que podrías hacer?

5 “reglas” vitales que me mantienen cuerda y concentrada

A lo largo de los años he ido reuniendo ciertos conceptos que hacen que todo en mi vida sea mejor, y quiero compartirlos contigo porque son de lo más útiles para aprender idiomas.

Puedo decir con mucho orgullo que son “reglas” que aplico regularmente y que nunca me han defraudado (o no que yo recuerde).

Pongo «reglas» entre comillas porque no me gusta sentir que son órdenes o mandatos o que si las rompo algo malo va a pasar, y aunque la palabra «lineamiento» es mucho más acertada a lo que realmente son, preferí quedarme con «regla» porque «lineamiento» es una palabra cero emocionante.

Pero te invito a que tú les pongas el nombre que más te guste.  🙂

Los escribo en imperativo no como cosas que debes seguir tú, sino como recordatorios que me hace mi Yo del pasado, a veces más de una vez.

Entonces:

  1. Si no te funciona después de darle al menos una buena oportunidad, déjalo ir.

Es muy fácil obstinarse y aferrarse a que algo debe funcionar sí o sí, sobre todo porque no tendemos a confiar en nosotros mismos y en nuestras percepciones, pero hay un gran mérito en detenerse de vez en cuando y decir:

A ver, ya intenté esto 16 veces, en diferentes momentos de mi vida, en distintas maneras y simplemente no me funciona, quizá sea hora de dejarlo ir con elegancia y dignidad.

Esto suele suceder muchísimo con los métodos de aprendizaje de idiomas que todo mundo va por la vida diciendo que son lo mejor y lo único que le han funcionado.

A mí, por ejemplo, no me funciona en lo más mínimo hacer flashcards de palabras o frases sueltas para recordar vocabulario, y sé que a mucha gente sí.

Así, en lugar de pensar que algo anda mal conmigo porque debería servirme y gustarme, lo dejé ir porque tengo alternativas, puedo aprender vocabulario de otras formas que sí me gustan y funcionan.

Y ya está, no pasa nada.

  1. Piensa en pequeño, lo más pequeño que puedas.

Mi lema preferido en la vida es “when in doubt, think small”.

Si un proyecto me aterra o estoy estancada o pienso que va a ser muy difícil o me doy cuenta de que ya llevo mucho tiempo procrastinándolo, siempre me pregunto a mí misma:

¿Cuál es el paso más pequeño que puedo dar?

Y, casi siempre, el simple hecho de hacerlo consciente me genera ganas de hacerlo y romper el muro que me separa de mi proyecto.

También funciona, por ejemplo, cuando elegí hacer algo que en el presente, por alguna razón, no tengo tantas ganas de hacer como quería. Me digo a mí misma:

No necesitas enviar el correo completo, solo abre [el explorador de Internet].

O:

No necesitas leer todo el libro, solo la primera frase.

Funciona de maravilla.

  1. La incomodidad es tu amiga cuando en el fondo hay un “sí” real.

Durante los últimos dos años, he estado intensamente incómoda.

No todo el tiempo (¿te imaginas?) ni en todas las áreas de mi vida, pero vaya que he aplicado eso del salir de mi zona de confort (con todo y cliché).

He hecho cosas que no me imaginaba haciendo, y aunque al principio esa sensación de “no voy a poder, qué estoy haciendo, no quiero no puedo no quiero” era sumamente desagradable, poco a poco me he hecho su amiga y ahora convivimos cotidianamente sin mayor problema. Cada vez la siento con menos fuerza.

En mi caso, esa incomodidad casi siempre es miedo. Por lo tanto, ha ayudado a que seamos amigas el hecho de que he visto que no pasa lo que temía, o de que cuando pasa tengo herramientas y recursos con los que le puedo hacer frente.

Lo cierto es que hay de incomodidades a incomodidades.

No es lo mismo sentirme incómoda porque estoy dando a conocer un proyecto que amo y que creo que le va a servir a la gente que sentirme incómoda porque alguien está intentando obligarme a hacer algo.

En el primer caso, aventarme a sentir la incomodidad es de lo que más cosas buenas me ha dejado en la vida.

Pero es cierto, tiene que haber un “sí” genuino detrás, una alineación, por decirlo de algún modo, con lo que quiero de mi vida, o de otra forma la incomodidad solo se convierte en sufrimiento sin sentido.

  1. “El aislamiento es el asesino de sueños”

Esta frase se la robé a mi ídolo Barbara Sher porque tiene muchísima razón.

Nunca se me ocurren más ideas que cuando estoy rodeada de personas, involucrada en el mundo, hablando de mis proyectos, mis sueños, mis obstáculos y mis retos y escuchando todo lo que la gente tenga que decir sobre cualquier cosa.

Si me aíslo (como tiendo a hacer), se me olvida que tengo sueños, que son posibles, que hay maneras, que existe todo un mundo lleno de oportunidades.

Solo eso: isolation is the dream killer y la conexión es lo que les da vida.

  1. Es mejor avanzar a la velocidad de la erosión que no avanzar nada por esperar el momento / contexto perfecto.

No sé de dónde sacamos la idea de que existía algo llamado “el momento perfecto” o “el momento adecuado”. Es una ilusión a la que nos aferramos para no hacer lo que queremos (por temor, entre otras cosas).

Es mejor escribir un párrafo a la semana para completar tu novela que “esperar” a que pase “algo” que haga que de repente tengas dos horas libres en un día.

Es mejor aprender un verbo al día que soñar con el momento en el que tengas una hora completa todos los días para sentarte a estudiar japonés.

Y resulta muy curioso porque, al pensar en esto, nuestro cerebro nos engaña.

Nos dice:

Uff, pero ¿cuándo vamos a acabar si escribimos un párrafo a la semana? ¡Nunca!

A lo que nosotros podemos contestarle:

Pues no lo sé, pero seguramente vamos a acabar más rápido que si seguimos sin hacer nada.

Y así como él nos engaña, nosotros también podemos engañarlo.

Una vez que te propones memorizar una frase al día, y eso te da satisfacciones, y logras encontrar el tiempo para hacerlo, como por arte de magia comienza a aparecer más tiempo donde antes no existía.

(Pero shh, es nuestro secreto, no dejes que tu cerebro se entere).

Y aun si esto último no sucede, es mejor avanzar desesperantemente lento que no avanzar.

De verdad  🙂


¿Cuál de estas “reglas” ya aplicas en tu vida? ¿Cuál te gustaría comenzar a recordar?

¿Tienes algunas “reglas” que te ayuden a seguir por el buen camino? Cuéntamelo todo en los comentarios.

¿Cómo sería el maestro de idiomas perfecto?

Últimamente he estado pensando mucho en torno a la educación.

También he pensado en cómo quienes hemos tenido la fortuna social de ser educados en una escuela o hasta una universidad hemos ido saliendo adelante gracias Y a pesar de la manera en que está diseñada la educación tradicional.

Algo que, desafortunadamente, también sale “embarrado” por las desventajas del sistema de educación tradicional es la enseñanza de idiomas (sobre todo del inglés).

La mayoría de los profesores de inglés tienen las mejores intenciones, pero en gran medida el sistema en el que estamos metidos no logra que los alumnos que entran a una clase salgan sabiendo esta lengua.

Lo anterior es una gran lástima, porque se van generando traumas y frustraciones que normalmente duran por toda la vida dado que las víctimas de este caos se echan la culpa a sí mismas, sobre todo al darse cuenta de que sí ha habido gente que pudo aprender de esa manera.

Noticias de última hora:

  • No ha sido tu culpa.
  • El sistema educativo tradicional está mal diseñado.
  • Muchos maestros con los que has tomado clase han hecho lo mejor que han podido, pero no lo mejor para ti.

Así, escribí una lista de cómo sería para mí el «ideal» de una maestra o maestro de idiomas, cómo me gustaría que fueran, basada en mi forma de ver el mundo.

(En adelante, hablaré solo en femenino por simplificar).

Para mí, la profesora ideal sería, ante todo, una persona que hiciera su trabajo con gusto.

Sería empática, auténtica, aceptante. No me impondría su forma de ver el mundo. Me ayudaría a sentirme segura de cometer errores. Respetaría mi proceso y el nivel (del idioma y de… vida) en el que estoy actualmente.

Me ayudaría a salir de mi zona de confort sin presionarme ni violentarme. Me regresaría a la realidad cuando empezara a pensar que algo anda mal conmigo. Me ayudaría a ver las cosas con perspectiva y a mantener la esperanza.

Confiaría en mí como persona y en mis capacidades de aprendizaje, y eso me ayudaría a desarrollarlas más de lo que cualquier otro método de premio y castigo podría.

Reconocería mi esfuerzo y me ayudaría a celebrar mis triunfos y mi avance. Me enseñaría a lidiar con las partes difíciles, las adversidades, y a ser más resiliente.

Me corregiría de forma amable (sin burlarse de mí ni humillarme) y estaría al pendiente de cómo me siento a cada momento, para acompañarme en los momentos difíciles.

Me guiaría solo lo necesario para que yo descubriera por mí misma mi camino, para que yo no dependa por siempre de ella y pueda ser autosuficiente. Le importaría yo como persona y mis logros serían los suyos también.

En las buenas y en las malas…

Si en algún momento yo tuviera un punto bajo de frustración o de desaliento, ella estaría a mi lado para recordarme mis fortalezas y mis recursos.

Me haría entender que no todo ha sido mi culpa, sino que ha habido factores—muchos de los cuales están fuera de mi control—que han influido en que me sienta así en ese momento.

La maestra ideal de idiomas vería que el punto al que he llegado está bien para mí, y jamás me compararía con otras personas ni con otras estudiantes porque sabría que todas las personas somos 100% únicas.

Me ayudaría a encontrar mis propias formas de motivarme y de confiar en mí misma.

Se dedicaría a resaltar y reforzar lo que ya tengo de bueno y encontraría formas de complementar lo que puedo mejorar, pero sin hacerme sentir que estoy mal y que tengo que cambiar “por mi bien”.

Podría yo confiar en ella y mostrarme tal cual soy—con todo y las cosas que me dan vergüenza o lo que creo que son mis defectos—sin temor a que me juzgara, sabiendo que ella entiende que nada humano le es ajeno.

Todo esto me haría sentir segura a un nivel muy profundo, lo cual me ayudaría a desplegar todas mis capacidades porque no tendría que andarme cuidando de ponerle una buena imagen de lo que realmente soy.

Por lo tanto, tendría mucha más energía para concentrarme en la lengua misma, y en cometer todos los errores posibles, pues sé que eso es lo que me hará aprender. Y, por lo tanto, aprendería bien, rápido, con gusto. Como debe ser.


¿Cómo te suena esto?

A algunas personas esto les va a parecer totalmente exagerado e innecesario. A algunas otras, esto les va a gustar y les va a hacer preguntarse por qué no todos los maestros son así.

Lo cierto es que ya hay personas que son así en la vida, que son “maestros” no porque sean profesores, sino porque al vernos de una forma en la que nosotros mismos no podemos en determinado momento nos enseñan sobre la vida.

Ven el potencial que tenemos y sacan lo mejor de nosotros mismos solo con su presencia cálida.

Durante los dos últimos años, he tenido la inmensa fortuna de rodearme de personas así, tal y como describí en este articulo. He aprendido muchísimo de ellas, y de hecho, como resulta inevitable en estos casos, me he ido haciendo de esa manera.

Ahora ya no puedo ver el mundo de otra forma, todo lo que soy y lo que hago está empapado de esta confianza en el ser humano y sus capacidades, en el respeto profundo a la forma de ser de la gente (aun si no me gusta o no estoy de acuerdo con ella), en valorar todo lo que una persona es, y no solo su mente, o lo que hace, o lo que me dice, sino su esencia humana.

Mi meta es ser y seguir siendo así, como la persona que describí en esta entrada, durante toda mi vida, cada día más.

Irremediablemente humanista.


Mi manera de intentar arreglar los problemas que las partes oscuras del sistema educativo han ido causando en la gente–sobre todo en los estudiantes de inglés–se encuentra en esta página.

A ver qué te parece  🙂

 

Cómo mejorar tu pronunciación y dejar de sonar como hispanohablante

En este artículo hablo sobre todo del inglés, pero también aplica para otras lenguas que se escriben diferente a como realmente suenan, o sea, lenguas no fonéticas.

Lo primero que hay que hacer para pronunciar mejor el inglés es: desconfiar de la grafía (grafía = “modo de escribir o representar los sonidos»).

Es conveniente asumir que lo que estás leyendo en inglés no suena para nada como está escrito.

Curiosamente, los hispanohablantes solemos ir por la vida pensando que cada palabra que suena muy distinto a como «debería» sonar por la manera en la que está escrita es la excepción a la regla, y seguimos manteniéndonos firmes a nuestra hipótesis (inconsciente) de que el inglés suena como está escrito.

Sin embargo, si pensamos que la excepción es lo contrario, es decir, que prácticamente ninguna palabra suena como está escrita, tendremos más oportunidades de mejorar nuestra pronunciación.

Lo que más importa es desconfiar, es pensar:

Ok, veo una palabra escrita así, y probablemente no se pronuncia así.

Voy a investigar cómo se pronuncia, y si no quiero o puedo hacerlo ahora, no me casaré con la idea que tengo de su pronunciación.

Lo dejaré pendiente como “palabra que no estoy segura(o) de cómo se pronuncia”.

Porque lo que solemos hacer es que nos encontramos una palabra nueva, nos imaginamos cómo suena—confiamos en la grafía—y luego, cuando vemos que no sonaba así, lo corregimos y tenemos que desaprender nuestra hipótesis, lo cual quita tiempo y genera frustraciones.

Ahora bien, es imposible erradicar del todo esta situación, siempre va a pasar en mayor o menor medida porque la influencia de la lengua materna en las lenguas que aprendemos es y siempre será enorme. Incluso en niveles altos de adquisición.

Pero es un gran avance comenzar a desconfiar más, pues se nos abre todo un universo de sonidos que no se tienen que adecuar a los del español.

A mí, por ejemplo, me acaba de pasar.

En una conversación con una estadounidense, dije la palabra “mud” (lodo) en un momento en el que carecía de contexto que le ayudara a ella a entender qué palabra era (no me preguntes cómo puede pasar eso, solo créeme).

Ella no entendió qué palabra era, me preguntó What? y le volví a repetir lo mismo y me dijo “mock”? y yo así de Noo, hasta que por fin le describí qué era lo que quería decir y me entendió y me dijo Ahhhmud” pero lo pronunció de manera muy distinta, la vocal se parecía más a una “a” que a una “o”, (que era como yo lo estaba diciendo).

(En realidad, esa vocal es una ʌ, una especie de “mezcla” entre la “a” y la “o” hispanas).

Y ya aprendí.

Otra cosa que puedes hacer para no dejarte llevar por la grafía es escuchar miles y miles de canciones.

Si no estás aprendiendo una lengua con música, te sugiero que lo empieces a hacer ya.

Si te das a la tarea de escuchar al menos una canción al día mientras ves la letra, tu pronunciación mejorará exponencialmente cada día que pase.

Lo “más mejor” es aprenderte las canciones de memoria y cantarlas al unísono.

Lo segundo mejor es solo aprenderlas o solo cantarlas.

Lo tercero mejor es leer la letra mientras la escuchas.

Lo cuarto mejor es solo escucharla con mucha atención, con la intención de adquirir la lengua.

Lo quinto mejor es solo leer la letra.

Y así.

Nada supera memorizar canciones, aunque tu pronunciación también puede mejorar con videos tipo TED Talks con subtítulos en inglés y escuchar al mismo tiempo que los lees.

Pare de sufrir

Poco a poco, tu cerebro irá reconociendo los patrones y aprenderás a pronunciar las palabras bien a la primera, pero no te agobies si te vuelve a pasar que no lo logras: el inglés es profundamente ilógico en sus grafías, y lo peor que puedes hacer es tomártelo personal y/o hacer que signifique algo negativo sobre ti.

(Por ejemplo: “Si pronuncio mal y no me entendieron, significa que nunca voy a aprender / que soy una fracasada(o) / que no nací para los idiomas”).

No serías la primera(o) ni la única(o) que se frustra con la grafía del inglés. Si no me crees, lee sobre la divertida historia del Alfabeto Shaviano.

Y piensa que, aun si todo falla, a veces entre hispanohablantes no nos entendemos por la manera en la que pronunciamos nuestros dialectos (el ceceo, las “s” aspiradas, las vocales perdidas, las consonantes ignoradas…).

A cualquiera le puede pasar.

Quizá tu pronunciación nunca sea idéntica a la de un gringo o un inglés (a menos que tomes clases de fonética o que te ayude un accent / dialect coach como los de Hollywood) pero te prometo que tendrás una pronunciación lo suficientemente  buena como para darte a comprender de manera satisfactoria.

Y si todavía sientes que no es suficiente solo darte a comprender y quieres tener la mejor pronunciación del mundo, considera que tal vez haya un poco de perfeccionismo asomando la cabeza, lo cual no tiene nada de malo.

Es loable buscar la excelencia, siempre y cuando sepas que lo imperfecto suele ser suficiente en la mayoría de los casos.

En resumen,

desconfía de la grafía, escucha y apréndete todas las canciones que puedas, cántalas mientras las escuchas y las lees y tómalo con calma.

Tu pronunciación puede mejorar y lo hará.  🙂

Cómo evitar que te distraigan cuando estás estudiando

Durante varias semanas (¿o fueron meses?) me di de topes contra una pared invisible.

Llegaba a mi casa a las 7:00 pm, me sentaba a escribir o a leer o a hacer cualquier cosa para la que necesitara concentración, y cuando menos me daba cuenta, eran las 10 de la noche, tenía hambre y sueño y no había hecho lo que me había propuesto.

Lo peor era que no entendía qué rayos había pasado, simplemente me frustraba, me prometía que al día siguiente sería diferente y la historia se repetía.

¿Por qué no estaba logrando hacer lo que quería?

Un buen día, no recuerdo muy bien cómo fue, pero me di cuenta de algo que parece totalmente obvio pero que—lo juro—no había notado: no me distraía, me distraían.

No me había dado cuenta de que las personas con las que vivo llegaban a las 8:00 pm, la hora en la que yo había por fin logrado concentrarme, y aunque no me hablaran directamente, hacían un montón de ruido y se comunicaban en voz alta de cuarto a cuarto, platicando de cosas que ni me interesaban ni me eran totalmente indiferentes pero que lograban que rompiera mi tan preciada concentración.

A veces sí me hablaban directamente y me pedían favores, o ayuda, o pasaban a saludarme o a contarme su día, frente a lo cual yo no reaccionaba con mi atención plena, sino—lo confieso—esperando a que se fueran. (No porque los odie sino porque ya estaba en “modo de concentración”).

Bien dicen que si no puedes contra el enemigo, te le unas, pero el primer paso, creo yo, es identificar y observar a este “enemigo” (que en realidad solo es una situación, neutral en sí misma).

En mi caso, puse muchísima atención, cuaderno en mano, en varias cosas:

  • A qué hora llegaba yo y cuánto tiempo tardaba en preparar todo para sentarme a concentrarme
  • Cuánto tiempo tardaba en lograr concentrarme y entrar en estado de flow (o lo más cercano a eso; no siempre lo logro)
  • A qué hora llegaban Las Personas
  • Cuánto tiempo duraban las conversaciones de cuarto a cuarto / los saludos / las “interrupciones” / el ruido en general (he notado que cuando la gente llega a su casa hace mucho ruido pero poco a poco, conforme se va enfocando en alguna actividad, el ruido disminuye).
  • A qué hora me daba hambre (yo con hambre ya no puedo concentrarme ni ser feliz)
  • A qué hora me daba sueño

Y así, con esta información y otras observaciones antropológicas tanto de mí como de las circunstancias, pude elegir más conscientemente qué hacer en ese momento, de 7 a 10pm.

Tenía varias opciones:

  1. Pedirle a Las Personas que cuando llegaran no hicieran ruido y/o encerrarme en mi cuarto y poner un letrero de no molestar (esto podría funcionar, pero entre más personas son, más difícil es modificar su comportamiento). (Además, la manera más fácil de mejorar una situación ajena a nosotros es cambiar cómo nos sentimos al respecto).
  2. Salir durante esas horas y llegar cuando estuvieran dormidos (este… no).
  3. Llevar a cabo una actividad que de cualquier forma tuviera que hacer pero que a) no importara si me interrumpían y b) no necesitara de un periodo largo de concentración mental.
  4. Resignarme y ver mi feed de Instagram hasta el día siguiente.

Al final me decidí por dejar de nadar contra corriente e hice una lista de cosas que cumplieran los requisitos que puse en 3., es decir, algo que de cualquier forma necesitara hacer y que no requiriera del silencio por un tiempo prolongado.

Ahora, cuando llego a mi casa a las 7:00 pm y noto el silencio de ser la primera en llegar, soy más consciente de que no durará mucho y me apuro a aprovecharlo, sabiendo que en cuando la primera Persona entre por la puerta el ambiente cambiará.

Además, busqué concienzudamente un nuevo momento para La Actividad Enfocada que quería llevar a cabo, con la finalidad de que no se quedara sin hacer. (Casi siempre es leer o escribir, soy súper predecible, ya lo sé).

Este simple (jaja, simple) cambio ha hecho que dejen de incomodarme las “interrupciones” de las otras personas (que de cualquier forma solo son intentos por satisfacer la muy humana necesidad de comunicarse y conectar), y me ha hecho sentir que tengo más poder sobre mi vida y mi tiempo, que puedo tomar decisiones de manera deliberada y que me puedo adaptar a mis circunstancias.

Yeah, baby.

Claro que no siempre funciona así y muchas veces se me olvida, o a veces yo misma llego haciéndole ruido a las Personas; a veces necesito usar ese tiempo y les pido por favor que no hagan ruido (y a veces me hacen caso y otras no).

Pero la idea ahí está, y los recuerdos de los momentos en que «el plan ideal» ha funcionado y salido bien me ayudan a seguir buscando la satisfacción que he llegado a sentir al final del día, esa sensación de:

Wow, hoy hice un montón de cosas que quería hacer y hasta lo disfruté; me siento orgullosa de mí misma.

Tu turno:

¿Cómo influyen las personas que te rodean en tus niveles de concentración?

¿Estás intentando concentrarte para aprender [idioma] o hacer lo que sea mientras hay una situación que no lo favorece?

¿Qué circunstancia o momento de tus días podrías observar para obtener más información y tomar decisiones más conscientes?

Me encantaría saber qué opinas sobre esto. 🙂

Los objetos que te rodean pueden entorpecer tu aprendizaje

Cuando le pregunto a la gente sobre los obstáculos que la detienen a sentarse a estudiar un idioma, normalmente viene a su mente que no tienen tiempo.

Pero hasta ahora nadie me ha dicho algo igual de importante pero mucho más invisible: lo que contiene el lugar donde se pretende estudiar.

Y vaya que es importante…

Todo lo que nos rodea nos hace sentir algo

Y lo que normalmente pasa es que, como no ponemos atención en esto, todo aquello que sentimos se vuelve en nuestra contra.

Sin embargo, hay por lo menos dos beneficios que podemos obtener si nos volvemos conscientes de que nuestro entorno modifica nuestro ánimo (y nuestra motivación) y hacemos algo al respecto:

  1. Recordar durante el día nuestra intención de exponernos al idioma
  2. Evitar distracciones y reducir la procrastinación

La idea detrás de esto consiste en vincular una pista visual con una actividad que deseas hacer, para añadir una acción.

O, si lo que quieres es romper un hábito o evitar distracciones, se trata de romper una asociación o evitar una pista que te lleve a hacer una actividad.

Suena muy complicado pero en realidad es sencillísimo, como verás.

Para recordar que es momento de repasar nuestras lecciones, algo que funciona es poner un libro o un texto a la vista por donde pases seguido.

O, puede ser algo que no esté escrito en tu lengua meta, (o que ni siquiera tenga nada escrito) pero que te recuerde tu interés o motivación profunda por aprender el idioma.

Puede ser en tu mesita de noche, o en un estante o mueble que veas seguido.

El secreto para hacer esto es que el objeto que pongas como recordatorio de estudiar no te genere una sensación negativa.

Si pones atención, te darás cuenta de que los objetos que vemos de manera cotidiana influyen en tu ánimo para bien o para mal.

El simple hecho de tener un escritorio con muchas cosas desordenadas encima hace que no nos den ganas de sentarnos a hacer nada, mucho menos de estudiar un idioma.

Y más que invitarte a que limpies tu escritorio (me consta de primera mano lo difícil que puede llegar a ser mantenerlo ordenado por más de una semana seguida), a lo que te quiero exhortar es a ir poniendo atención, en las habitaciones donde pasas más tiempo, en qué sensación te genera cada objeto presente ahí.

Lo más fácil suele ser identificar qué objetos te hacen sentir no-bien.

Muchas veces pasa que, sin que nos demos cuenta, las cosas que nos rodean nos traen malos recuerdos, nos generan arrepentimientos, nos hacen sentir culpables, incluso.

Ya sea porque fueron regalos de personas non-gratas, o porque fueron compras impulsivas, o porque simplemente los relacionamos con una versión de nosotros mismos que ya no somos.

Y cada vez que pasamos frente esos objetos, aun si no estamos poniendo atención, algo desagradable se activa en nuestro interior y nos impide acceder a la claridad mental que nos permite hacer cosas nuevas o avanzar en nuestros proyectos.

A mí eso me pasaba, de entre todas las cosas que tengo, con mis libros. Muchos de ellos están en unas repisas dentro de mi clóset / armario, pero tengo unos cuantos a la vista, en el librero de mi cuarto.

Un buen día decidí depurar esos libros y no solo quitar aquellos que relacionaba con cosas desagradables, sino todos los que no me encantaban.

Solo dejé aquellos que me hacían realmente feliz y que estaban actualizados con lo que realmente soy hoy en día.

Parece mentira que algo tan relativamente pequeño pudiera tener un cambio tan grande, pero en cuanto terminé de acomodar los libros que me daba felicidad ver, sentí como si un gran peso se me hubiera quitado de encima y empecé a sentirme bien cada que mis ojos pasaban por encima de ellos.

Te invito a hacer la prueba y observar lo que te hace sentir cada objeto que tienes. Obviamente, lo que se siente no es una pasión desbordante ni un odio infinito, sino una pequeña sensación de “Ash”, o de “¡me encanta eso!”. Pero cuando esas pequeñas sensaciones se van juntando, generan actitudes importantes.

Yo me resistía a hacer eso (y me resisto a hacerlo con otros objetos) porque en general me resulta muy pesado hacer limpieza profunda por todo el polvo que sale—y porque se hace un desastre aun más grande por varios días antes de que se vea el cambio—pero lo que más me hace resistirme es el miedo al vacío.

La sensación de: “¿qué va a pasar si termino tirándolo todo y me quedo con nada?”

Es como si prefiriera tener un montón de cosas obsoletas y anticuadas a tener un vacío actualizado.

Sé que es absurdo porque ese vacío no es un vacío, sino espacio para crear, para poner lo que sí quiero de mi vida. No se puede construir un edificio encima del otro, hay que tirar el anterior.

Pero igual da miedo la nada.

En fin.

Una vez dicho lo anterior, podemos pasar al inciso b), usar los objetos que nos rodean para evitar que el tiempo se nos vaya en algo que no nos beneficia.

Por ejemplo, si te das cuenta de que pasas mucho tiempo en Facebook, más incluso del que te gustaría, podrías poner tu teléfono celular en otra habitación de tu casa.

Esto te ayudará a romper la inercia que hace a este hábito difícil de abandonar.

Muchas veces, cuando el hábito es muy fuerte (como con casi todo lo que tenga que ver con los teléfonos móviles), puede ser que esto no sea suficiente, o que funcione durante un tiempo pero después deje de hacerlo.

Esto no quiere decir que el sistema haya estado mal diseñado, sino que es necesario añadirle otro elemento, como un recordatorio, por ejemplo.

Algo sencillo, como un post-it o una nota programada en el calendario de Google: “¿Todavía sigues dejando el celular en la cocina? ¿Recuerdas que era importante para ti? [carita feliz]”

En resumen,

Los lugares y objetos que nos rodean ejercen una influencia mucho mayor de lo que creemos, para bien o para mal, en nuestro estado de ánimo y nuestras ganas de llevar a cabo nuestros proyectos.

La buena noticia es que podemos deshacernos de (o simplemente esconder de la vista) todo aquello que no nos genera emociones positivas cuando lo vemos y, por lo tanto, aumentar nuestras probabilidades de seguir adelante con nuestros propósitos.

Si te decides a hacer la prueba y editar tu espacio para rodearte únicamente de objetos que armonicen con tu forma de ser y de pensar actual, no olvides contarme en los comentarios cómo te ayudó en tu aprendizaje del idioma que estás aprendiendo.

Estoy segura de que te sorprenderá la diferencia 🙂