Una historia de amor a otra cultura

Nota: Esta entrada fue escrita por una invitada*. Disfrútala y recuerda que tú también puedes escribir una.

Mi historia con el japonés y Japón en general es bastante larga y complicada; de hecho, ni siquiera creo que yo pueda entenderla bien. Intentaré explicarlo de la mejor forma que pueda y a ver qué sale.

Desde que tengo memoria me gusta Japón, el problema era que yo no sabía que era Japón. Como casi toda la gente de mi país, pensaba que Oriente era igual a China, que todo era lo mismo.

Japan Mountain View

Eso fue hasta hace seis años, más o menos, cuando un día de verano en el que no tenía nada mejor que hacer (estaba en la casa de una tía y mi entretención era pensar en la inmortalidad del cangrejo) me metí a Internet, no sabía qué hacer, y de repente me acordé de Inuyasha ––una serie que veía de pequeña— y la busqué. No es por ser cuática pero… ese día cambió mi vida.

Vi lo más que pude de la serie en el tiempo que estuve en la casa de mi tía, luego llegué a mi casa, conseguí Internet y seguí viéndola. Cuando la terminé me acordé de otra serie, Sakura Card Captor, y empecé a verla. Mi conexión a Internet era bastante lenta, y para hacer el tiempo mientras cargaba el capitulo yo leía los comentarios. En uno de esos comentarios apareció una serie que se llama Tsubasa Reservior Chronicles; la busqué y estaba en japonés.

Mi reacción fue: no puede ser, voy a tener que leer, ¿por qué estos tipos no doblan la serie? ¿Qué tan flojos pueden ser? … Al principio no me gustaba, pero una vez que comencé a escuchar, a captar las diferencias, a comprender lo que estirar una letra podía hacer, a percibir la cultura que había detrás de esos sonidos, me enamoré.

No puedo explicarlo de otra forma, me enamoré, fue algo natural. Cada vez me sorprende más y más. Y me di cuenta de que no todas las personas pueden captar a la primera esas diferencias.

Descubrí una cultura hermosa que venía con el japonés, descubrí un mundo completamente nuevo, era algo tan diferente a Chile (excepto por los terremotos, en eso somos casi iguales), a todo lo que conocía. No exagero cuando digo que una vez que descubrí a Japón mi forma de ver el mundo cambió.

En verdad, no puedo encontrar las palabras para expresar todo lo que siento cuando pienso en Japón, ni qué decir cuando descubrí que podía entender el japonés (a un nivel muy básico, por supuesto), cuando comencé a leerlo y a entenderlo.

A lo largo de los años he descubierto otras culturas, otras formas de ver el mundo, otros idiomas, pero ninguno de ellos me ha cautivado, ninguno de ellos ha calado hasta tan al fondo en mi vida.

No puedo decir por qué amo el japonés ni por qué amo Japón. Cuando se está enamorado ¿es posible decir exactamente la razón? Cuando has compartido toda la vida con un amigo ¿puedes decir qué es lo que más te gusta de él?

*Me llamo Macarena, soy chilena, tengo 18 años y soy estudiante de traducción e interpretación inglés-español.

___

Foto de Vincent van der Pas

6 comentarios en “Una historia de amor a otra cultura

  1. Bautista

    Yo también me he enamorado del japonés a tal punto que no sé desde cuando lo hablo, escribo, leo y entiendo… gracias a dios el año que viene me iré por fin al país nippon durante un año, gracias por compartir tu historia!!!!! es como la mía!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  2. Muriel Delver

    ¡Hola a todos!
    Acabo de descubrir este blog sobre lenguas y me encantó.
    Me gustó también la historia de amor que vive Macarena con la lengua-cultura japonesa. Yo me enamoré también, pero de la lengua española. Cuando era niña y aún no sabía nada de esta lengua, agregaba una “a” o una “o” al final de las palabras de mi francés nativo para fingir que hablaba español. Las sonoridades de esta lengua parecían un hermoso canto que sólo mis oídos infantiles podían percibir. Cuando inicié mis clases de español en la secundaria, tenía unos trece años, pero el amor por esta lengua nunca murió y siguió creciendo. A los 18 años, viajé a España para perfeccionar mi dominio de esta lengua y seguí en la universidad. Ahora, vivo en México, cada día hablo el idioma, cada día aprendo a apreciarlo más.
    ¡Saludos!

  3. Me encantó tu historia! Es genial ver cómo una cultura puede atraer tanto a alguien que vive al otro lado del mundo. Dan ganas de hacer lo mismo y enamorarse también =)
    Saludos y que nunca se acabe el amor!

  4. Mohamed

    Muy linda historia ,me ha pasado lo mismo con el inglés,es como cuando se convierte la pasión y la obsecion positiva en un factor importantisimo en el proceso del aprendizaje de un idioma.
    Saludos.

Vamos, di algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s