No puedo hablar

Hola, lector viejo y nuevo, hombre o mujer, ocioso y ocupado.

El día de hoy te traigo la noticia más irrelevante del año. Me dio el writer’s block y siento como si me hubieran comido la lengua los ratones. Yo pensé que eso no pasaba, o al menos no a mí porque yo no me consideraba escritora escritora como Vargas Llosa o García Márquez o esos señores y señoras vacas sagradas. De hecho, no me había pasado desde que “Necesitas otra Lengua” nació.

Lejos de escribir sin decir nada para que luego no digan que no escribo y decidan borrar su suscripción a mi blog, mi intención es abrirme un poco y decir lo que me sucede, lo que pasa por mi mente. Pequeños borradores que no han llegado a ser entradas:

UNO:

…because life is short

En verdad me sorprende lo difícil que es acordarse del hecho de que la vida es corta. Uno lo escribe en las paredes, lo dice todo el tiempo, se promete cambiar rumbo a eso, pero al momento de tomar una decisión, toma la que no tomaría si supiera que la vida se nos va.

A veces uno necesita que se lo digan. Que te motiven a usar las cosas que guardas para “momentos especiales”, a ver algunos videos porque Youtube puede desaparecer, a romper un par de reglas y a soportar las consecuencias en pro de una experiencia (o muchas) que te hagan decir:

a) “Definitivamente, me hubiera arrepentido de no haber hecho esto”.

b) “Caray, si la vida es tan bonita, ¿qué rayos hacía viendo la televisión?”

c) “Después de esto, ya puedo morir tranquila”.

La cosa es que hay que ser valiente porque uno nunca sabe cuándo lo van a atropellar, cuándo va a caer un meterorito o va a temblar o va a ser el “apocalipsis” (porque esas cosas sí pasan). Esto es impredecible, y nadie espera a que estés preparado.

DOS

Si tú eres feliz, yo soy feliz.

Tengo esta idea extraña de que muchas cosas del / en el mundo están tan jodidas y tan terribles que uno tiene que ser lo más feliz que pueda para que lo terrible y jodido del mundo sea lo único que le afecte.

Creo que sería bueno que cada quien se esforzara por convertirse en la persona más feliz del planeta: que cumpliera sus sueños, sus metas, que se convirtiera en una persona tan fascinante y genial (con todo su potencial desarrollado, en todos los sentidos posibles) que inspirara a otros a hacer lo mismo y luego a otros y a otros…

Que cada quien le haga honor al hecho de que la vida es corta, y que le haga frente con una actitud de “Ahora, con más ganas, tengo que ser MUY feliz” en vez de tirarse a la depresión y seguirse alimentando del horror.

Nota: Esta es una idea no pulida. Es mi idea de utopía, pero no la sigo porque a veces se me olvida…

TRES

Los caminos de la vida no son lo que yo pensaba

Ahí viene el mundo real. Espero tener lo que se necesita.

—–

Tenía más ideas, pero si no aprieto el botón de “Publicar”, jamás superaré el bloqueo.

Gracias por leer. Tal vez borre esta entrada después, no lo sé. Depende de la respuesta que reciba.

Cambio y fuera.

6 comentarios en “No puedo hablar

  1. Silent Kid, de todos modos, yo no quiero tele, pero no tengo nada en contra de los medios audiovisuales. Veo muchas películas en DVD. Pero hay un cambio radical de planteamiento entre eso y ver la tele: el DVD lo escoges tú (eres elemento activo activa) entre todos los que hay (que son muchos, sobre todo si lo coges prestado de la biblio como yo) y lo ves cuando quieres y como quieres. En la tele hay otras personas que deciden por ti lo que tienes que ver (eres elemento pasivo), y lo peor de todo: por cada programa “bueno” hay diez que no aportan nada y que normalmente nos quedamos viendo por inercia. Sin embargo, cuando se acaba la película que yo escojo en el DVD, me pongo a hacer otra cosa.

  2. silent kid

    No quiero defender a la televisión, pero con ella puedes ver películas que poco tienen que ver con el contenido de la programación y pasar un buen rato. O varios.

  3. Ey, al final te salió una entrada, no está nada mal… aquí en España algunos lo llamamos el «síndrome de la página en blanco». Pero el monstruo no pudo contigo🙂

    Por cierto, el problema de perder el tiempo viendo la tele yo ya no lo tengo. Por decisión propia no tengo tele desde hace once años. Lo decidí tras ver que, regularmente, muchas de las personas que yo consideraba “interesantes” no tenían tele porque no querían. Y desde entonces vivo mejor: disfruto de los silencios, pienso más y tengo más tiempo para todo. He tenido que rechazar ofertas de televisores de amigos generosos que pensaban que no poseía el aparato por no tener dinero para comprarlo.

    1. Georgina

      Jaja es curioso que la gente te quiera regalar televisiones, donde vivo hay muchas, pero no las veo. Gracias por tu comentario🙂

Vamos, di algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s