Lo que tu envidia dice de ti

Todo lo que sé sobre la envidia lo he aprendido a la mala.

Bueno, no es cierto. También lo he aprendido leyendo. Pero digo que fue “a la mala” porque es una de las emociones más desagradables que se sienten.

Gracias a lo que he aprendido, cuando siento envidia por alguien simplemente me recuerdo a mí misma que es un mensaje de mi mente y que no está mal experimentarla.

Green Heart (And the Green Grass Grows All Around, All Around)

Es una buena señal

Lo que muy poca gente sabe de la envidia es que, en realidad, es una buena señal. Los seres humanos vamos por la vida sin tener claro qué queremos o qué necesitamos, y sorprendentemente, la envidia es un indicador de lo que deseamos para nosotros.

Si observas con cuidado, notarás también que no te dan punzadas de envidia por el éxito de las personas en general, sino de aquellas que son parecidas a ti.

Por ejemplo, no te dará envidia que un niño genio de tu país gane un concurso de composición de música para piano, pero si eres como yo, seguramente te dará envidia que la novia de un amigo domine 7 lenguas a la perfección, pues es algo que, según tu mente, ya deberías haber logrado (porque te importa, a diferencia de los recitales de piano).

¿Qué se puede hacer con la envidia?

Así, la próxima vez que sientas envidia, date permiso de experimentarla en todo su esplendor (si la reprimes sólo se hará más grande), identifica exactamente qué es lo que te hizo sentir así y recuerda que es una guía de que no sólo deseas eso para ti, sino de que, como la persona es similar a ti, tu mente opina que es algo que podrías obtener si lo intentaras.

Agradece, entonces, la oportunidad que la persona o proyecto que envidias te están otorgando de notar lo que tú quieres en tu vida, y el hecho de que se hayan atrevido a lograr lo que te hace sentir esos celos, pues sólo te están mostrando que tú puedes lograrlo.

Nada mejor que lo horrible que se siente la envidia para darte una lista de metas que cumplir. Cuando las lleves a cabo, la envidia desaparecerá para dar paso a una sensación de logro y satisfacción que pocas cosas te pueden dar.

Lo mejor de entender todo esto es que sabes que si otras personas te envidian es sólo porque no comprenden los conceptos de arriba, y que estás haciendo algo admirable desde su punto de vista. Si alguien te tiene celos, es su problema, no el tuyo.

Entiendo que puede ser horrible pensar que otras personas te pueden tener en mala estima, pero no es algo que puedas controlar, aunque lo intentes. Y no es tan buena idea limitarse por eso. Hay obstáculos mucho más reales e importantes en la vida.

Ahora tienes una excusa menos. Corre a aprender todas las lenguas que quieras, y a hacer algo grandioso con ellas.

Lee más:
Cómo volver a intentar cuando fallas y fallas
Sobre los pretextos y cómo deshacerse de ellos

___

Foto de David Goehring

6 comentarios en “Lo que tu envidia dice de ti

Vamos, di algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s