Lo más aburrido que he hecho.

[Esta entrada es parte de la serie “Sobre los métodos]”

Como parte de algunos experimentos que he hecho, decidí retomar un curso audiovisual.

Pensé que ahora que sé motivarme a mí misma, entre otras cosas, sería diferente. Quería ver si tenía algo que decir. Y esto resultó:

Voy a criticar al curso. No me tomes a mal. No lo hago sólo porque sí. En realidad, tiene una finalidad, como leerás al último. Y, lo que es más importante, lo uso como representación de todos los cursos de ese tipo.

Retomé este curso (en su versión de los noventa para francés). Digo “retomé” porque, como mi nivel de francés ya no es básico, no lo empecé desde el “Fascículo uno”, sino desde el 60.

Las cosas buenas

  • Se ve que se esmeran: Estos cursos están bien planeados, bien estructurados lingüísticamente. También en el momento en el que planean los repasos, el número de repeticiones de las frases, los ejercicios. Está bien, no me quejo.
  • Le añaden variedad. Cada fascículo tiene un tema distinto, a veces hasta le ponen humor, y las lecturas de la sección de… bueno, lecturas, están bien cuidadas, respetan los temas vistos.
  • Le echan ingenio. Las conversaciones tienen los temas de las unidades, y tienen significados coherentes con las frases que enseñan. Tiene lógica, pues.
  • Etcétera.

Mi prueba: los primeros días

Un fascículo al día, sin los CDs de audio (“¿Para qué?” me preguntaba).

El tercer día ya no me motivaba en lo absoluto. Es demasiado monótono y predecible, aunque los temas cambiaran. “Bueno, sólo por hoy”, me decía, ” a ver si aprendes, a ver qué pasa”. Ok.

En los días siguientes, cualquier otra actividad era más atractiva que el fasciculo. Pero si me inspiraba, lo tomaba, lo estudiaba y aprendía algunas cosas… que después (como me daba cuenta) me eran inútiles. Son palabras muy específicas que no necesitas saber.

Después, me di cuenta de que, para ver si funcionaba o no, tenía que usar los igualmente monótonos CDs. Y me di cuenta de algo: al oír podcasts, radio, y canciones en francés, oigo que los franceses no hablan así. Claro, la estructura, el acento, los fonemas son iguales, pero la de los discos es un habla muy artificial.

Hasta hace no mucho, pensaba que el poco éxito de estos cursos se debe a que el estudiante no está motivado. No es del todo cierto. Lo que ocurre es que

son increíblemente aburridos

Y académicos. He de confesar que, a pesar de que no ignoro los términos de la gramática (tiempo pluscuamperfecto, modo indicativo, concuerda con género y número, adverbio…), me tenía que concentrar demasiado para leer sus explicaciones de la sección “Gramática”. No es indispensable saber cuáles son las subordinadas concesivas para hablar francés, aunque sea más fácil explicarlo así. No son para todo el público.

Es como si estos cursos estuvieran pensados para personas que no salen de su casa…

Y esto es a lo que llegué:

Una lengua es un medio de comunicación. Si no lo usas con alguien, no aprendes. O, peor aún: No sirve de nada que lo intentes.

Claro, puedes querer “almacenar” el francés para cuando te animes (¿cuándo?) a ir a Francia. Pero lo más probable es que se te olvide por falta de uso.

No voy a decir que no se me pegaron algunas frases o palabras, ni que no me ayudaron las explicaciones de gramática. Pero te tengo que decir algo: me resultaba deprimente repetir lo que dice un CD. Una lengua no es para que la repitas. Es para que expreses lo que quieres decir. Para que hables con alguien que no tenga bocinas.

Toma nota: No te dejes llevar por la publicidad. Por más que anuncien que este método está mejorado, que 10000000000000 personas lo han probado: es lo mismo. Si para usarlo tienes que sentarte sin compañía a escuchar un disco, va a ser igual de aburrido.

Entonces, ¿qué?

Entonces los fascículos y los CDs se seguirán llenando de polvo.

Entonces recurriré a la bien planeada parte de ejercicios para cuando vuelva a ofrecer clases gratis de francés a mis amigos.😀

Entonces recordaré que la lengua francesa [o cualquiera] no está en esos discos. La lengua está en sus hablantes. Y yo estoy en mi casa, frente a un fascículo que tiene mi edad, hablándole a mi estéreo…

A veces me siento mal por el dinero que se gastó en ellos. (De hecho, ese sentimiento, encontrado por una limpieza de año nuevo, fue la que motivó, en parte, mi prueba).

…pero sé que me sentiré peor si no uso mi francés. Con gente de verdad. Porque ahí es donde está lo divertido.

Share

____________

Lee más:
Qué es “estudiar”

2 comentarios en “Lo más aburrido que he hecho.

Vamos, di algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s