Cómo tener una mente abierta

¿Qué es lo más extravagante que has hecho?

¿Cuándo fue la última vez que revolviste todo lo que había en el refrigerador sólo para ver qué quedaba?

¿Desde cuándo no preguntas por qué el cielo es azul o cómo es que los aviones pueden volar?

Abierto

“Porque así es la vida.”

Eres pequeño y descubres el universo. Preguntas (Eres curioso). Te contestan como pueden y te vas formando una visión de la realidad–como la ven quienes te rodean–que compartes con tu cultura, y que viene desde hace mucho tiempo.

Digamos que te dejaron sin opciones: “El mundo es así porque así le enseñaron a quien me enseñó”. Y como eras pequeño, les creíste.

Conforme fuiste creciendo, ya no necesitabas saber eso y te preocupabas por otras cosas… hasta que te dejaste de preguntar cómo funciona el mundo.

Esto no tiene nada de grave salvo por una cosa:

que no te dijeron que no existe una sola forma correcta de ver la realidad, o de hacer las cosas.

Ahora que puedes decidir por ti mismo muchas cosas, ¿por qué no decides ver las otras formas en las que el mundo se ve? Para esto te pueden ayudar las lenguas y todas las novedades que traen consigo.

Escepticismo sano (o sano escepticismo)

Hay dos formas de ser escéptico.

Una es la que casi todos practican: “No te creo que se haya hecho rico sin robar” o “Uy… el mundo está jodido, no hay nada que hacer” o “Yo creo que está escondiendo algo: no puede ser tan bueno, bonito y barato”…

No sé tú, pero a mí me pone triste que se piense así. Regla de oro para quien dice las frases anteriores: si no sabes, no hables.

El otro tipo (el que resulta más útil) te hace decir: “Mmm, eso suena raro, pero aunque no lo creo, puede ser “. Es pensar que todo puede ser posible y que quizá en el fondo de las “locuras” que alguien dice haya un poco de verdad. No porque estés seguro de que algún fenómeno se explica de cierta forma significa que es la mejor explicación.

Entonces, ya sea que te pongas a investigar en fuentes confiables (como artículos de revistas arbitradas) o que experimentes por ti mismo (cuando se puede).

Así puedes empezar a dejarte llevar por lo que atrae tu curiosidad. A no desconfiar tanto de la gente y a probar cosas nuevas:

  • un nuevo restaurante,
  • un nuevo explorador de internet,
  • otra rutina de ejercicio (o hacer ejercicio)
  • dormir del otro lado de la cama,
  • escuchar una estación de radio que siempre te saltas,
  • vestirte de un color diferente,
  • un nuevo peinado o corte de cabello,
  • probar otro sabor de helado o de pizza,
  • cambiar el café por té (o al revés),
  • leer poesía en vez de novelas,
  • invitar a alguien a salir en vez de que siempre te inviten…

Etcétera. Prueba, prueba, prueba. Experimentar con este tipo de cosas totalmente inocuas  te puede ayudar a conocerte un poco más.

Lo peor que puede pasar es que no te guste algo que probaste, pero ya puedes decir por qué. Ya tienes una opinión propia. (Aunque normalmente cambia con el tiempo y hay que volver a probar.)

Otra aplicación de este saludable escepticismo es, por ejemplo, si lees en un libro que escribir te puede hacer mejorar aspectos de tu vida, o que no prender la televisión en 30 días te va a hacer sentir bien, inténtalo.* A ver si tiene razón. A ver si funciona para ti.

Lo único que no te recomiendo es que cambies lo que comes sólo porque lees algo sobre eso en Internet.
Yo me causé varios problemas de salud y un trastorno de la alimentación por eso.
Aléjate de los blogs de “nutrición” como de la plaga.

Si no funciona, no pasa nada… sólo invertiste tiempo en experimentar algo que ya sabes que no funciona. Ya puedes hablar porque ya tienes ese conocimiento.

No rechaces algo si aún no lo conoces

Confronta tus creencias viejas: antes de hacer gestos de desaprobación a las cosas, inténtalas. A menos que puedan perjudicarte.

Prueba métodos de estudio, clases, maestros nuevos; idiomas de otras familias lngüísticas, otros enfoques. Se trata de que encuentres lo que te gusta y te funciona porque eso es lo que va llenando tu vida.

Deja ir a tus prejuicios

Si te aferras a ellos, difícilmente tendrás una mente abierta.

Probar o experimentar cosas contra las que tienes prejuicios puede ser difícil pero también lo más satisfactorio que hay porque normalmente están basados en una versión distorsionada y demasiado simplificada de la realidad.

Si tus prejuicios están fundados en tus experiencias pasadas, date una oportunidad de que todo lo que te ha pasado desde ese momento sirva para cambiar tu opinión y tu visión del mundo.

Resumen:

  • Cuestiónate cosas que damos por hecho. Yo una vez me pregunté por qué se cree que aprender lenguas es difícil y “Necesitas otra lengua” nació.
  • No creas en lo que todos creen. Casi siempre las grandes mayorías están equivocadas. Crea tu propia opinión.
  • Haz experimentos. Te pueden servir las increíbles P30D. Prueba esas cosas a las que siempre les has puesto pretextos. Te va a gustar.
  • No te dejes cegar por tus prejuicios. Esto es lo más importante. Deja que las cosas que actualemente te disgustan te muestren su encanto. Si, con el tiempo, descubres que no es lo tuyo, ya tienes una opinión en vez de un prejuicio. Y, sobre todo, piensa que todo puede ser y que hasta las cosas que suenan más locas tienen el potencial de estar llenas de verdad.

Si te agradó esta entrada, considera suscribirte al blog. Sólo para probarlo.

En caso de que no te guste, puedes cambiar de opinión.

__

Lee más:

Es 100% seguro que puedes aprender
Tienes que (querer) hacer el rídiculo
Sobre cómo las lenguas expanden tu conciencia

__

Foto de  A30_Tsitika

21 comentarios en “Cómo tener una mente abierta

  1. Jhon Gómez

    Hola, me encantó el texto, está de maravilla, desde mis 14 años siempre he querido vivir la vida experimentando y conociendo cosas nuevas, hoy en día a las sociedades juveniles les hace falta una charla de estas. Excelente.

  2. Hola, me encantó tu blog, verás estoy justo en un periodo donde estoy media estancada en mi vida, un poco desmotivada, un poco floja la verdad y buscando en internet cosas para motivarme encontré este blog, también encontré una radio online de otro país y ya algo me estoy motivando, me encanta leerte es como leerme a mi dandome animos a ser yo, jajaja, gracias

  3. miley castillo

    el exito esta en la mente y solo tu lo puedes dejar salir, cualquier cosa que pienses eso sera, esas ideas como la tuya, son las que necesitamos para ser mejores personas cada dia ,, gracias

  4. Rosa

    Me encantaa tu blog ( esta entrada también 😀 ), me da ánimos y energía ,ya que dentro de pronto comenzare la carrera de idiomas.
    A la lista agrego escuchar radio de otro país o canciones por ejemplo chino, intentar escribir con la mano no diestra (puede parecer inútil, pero ahora me pinto las mejor las uñas jeje) . Bueeeno ahora con muchas ganas de seguir experimentando y ya que es navidad a ver que sale🙂. Feliz Navidad !!

    1. Georgina

      Gracias, Rosa!! Me encantan tus sugerencias. No sabía yo que escribir con la otra mano me iba a ayudar a pintarme mejor las uñas jaja solo por eso lo intentare😀 saludos!

Vamos, di algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s