Es 100% seguro que puedes o “Sí quiero aprender, pero ¿cuándo?”

Ya que sabes que realmente quieres aprender otra lengua, de verdad, porque significa algo para ti y porque has oído tanto acerca de los beneficios de hacerlo que tienes mucha curiosidad…

Aprender otra lengua es algo genial, pero para lograrlo se necesita tiempo y esfuerzo.

Entonces ya escogiste una lengua que quieres hablar, ya elegiste si quieres llegar a nivel avanzado o alguno menor, pues ya sabes qué quieres hacer con ella, y ahora falta el gran paso:

Cómo llegar a ese nivel.

Es necesario añadirle algo a tu día que antes no estaba, es decir, el tiempo consagrado a tu nueva lengua.

El primer día verás que es un lío, todo se verá raro y sentirás que no lo estás haciendo bien, pero conforme tu interés te vaya guiando hacia tu meta, cada vez te tendrás que esforzar menos porque entonces el “estudiar” se habrá vuelto parte de ti.

“¿De dónde saco el tiempo?”,

te podrás estar preguntando. Esto no es tanto un impedimento si estás dispuesto a cambiar las cosas que llenan tu día.

Es muy fácil, te pondré un ejemplo: dices que quieres aprender a bailar/pescar/andar en bicicleta. Pero no dices cuándo ni cómo.

Entonces piensas: “Rayos, yo dije que quería aprender a bailar/pescar/andar en bicicleta pero no lo estoy haciendo. No me ha dado tiempo, es muy difícil, y además, la gente dice que te cansas cuando bailas/pescas/andas en bicicleta”.

Lo que pasó es que no hiciste tú el tiempo.

Si dijeras que quieres aprender a bailar/pescar/andar en bicicleta y que el miércoles de la próxima semana te harás de una hora, de 4 a 5 de la tarde, para conseguir zapatos/cañas/un casco, obtendrías otro resultado.

Es lo mismo.

Entonces, cuando llegue el miércoles a las 4 sentirás que estás empezando a hacer algo. No sólo es un deseo; lo estás convirtiendo en un hecho.

Seguramente antes de crear ese propósito, todos los miércoles a las 4 hacías otra cosa que consideraste que ya no era tan importante como para cambiarla por hacer algo que realmente quieres intentar. Cambiaste lo que hacías en tus miércoles y, con ello, te acercaste cada vez más a tu meta.

Con las lenguas es igual

Al añadirle algo a tu vida (una lengua), tienes que pensar que tus días tienen que ser diferentes, con ese algo añadido que antes no estaba.

Como verás, no es que sea un gran cambio, no es una revolución, no en el sentido de que vas a dejar de ser tú para convertirte en un nerd de las lenguas ni mucho menos. Es cuestión de perspectiva. Y no duele.

Sí, quiero aprender, pero ¿cuándo?

Eso es lo que te tienes que preguntar.

Piensa en un día en el que te inspirarías para empezar. Ya que lo tengas, establece una hora. En ese momento, estás haciendo una cita contigo mismo y el idioma (no sería bonito dejarte plantado):

Cuando llegue la hora, haz lo que sea, empieza como puedas. Si solo sacas de abajo de tu cama los libros de alemán, ya fue un gran logro. Si los abres y los comienzas a hojear, ya es un éxito total.

__

Lee más:

Cómo encontrar tiempo para aprender otro idioma

Vamos, di algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s